Ya lo decía mi madre, «cuando seas madre comerás huevos» y no lo entendí hasta ahora. Fui mamá a los 28, todavía estaba en la época de salir los fines de semana, me compraba todo lo que quería, teníamos nuestra casa con un colchón en el suelo y 4 muebles de ikea, un descapotable y solo pensaba en pasármelo bien. Desde que soy mamá he aprendido muchas cosas y me dí cuenta que si seguía así no seríamos felices.


(más…)