Os voy a contar una cosa que me pasó hace tiempo:

Estábamos en la terraza interior de un restaurante de Valencia, mi marido y yo con mi hija. Y ella estaba en el parque del mismo local donde la veíamos todo el tiempo, tan solo nos separaba una mesa del parque. En un segundo la perdimos de vista y fue el momento más angustioso de mi vida. Buscamos en el baño, en el parque, por las mesas, nadie la había visto salir de allí. Fueron segundos que me parecieron eternos de lo angustioso que fue… Martina estaba jugando al escondite y de repente salió de su escondite… Ella no entendía qué pasaba, tan solo estaba jugando.

Desde entonces, Martina siempre lleva la pulsera identificativa de Aitanastar con mi número de teléfono. Me encanta porque ella está más segura y nosotros más todavía. Martina sabe que si alguna vez nos pierde de vista, tiene que estar tranquila, no moverse de donde está y decirle a un adulto que se ha perdido, enseñarle la pulsera y decirle que ese es el teléfono de mamá.

 

Ahora que empiezan las fallas, el buen tiempo para salir al parque todos los días, el verano y las aglomeraciones de gente en los centros comerciales, es importante llevar identificados con nuestro teléfono a los peques. No tiene por qué pasar nada, pero os aseguro que los niños ganan en seguridad y los papis un poco también.

Con esto no digo que dejéis a vuestros hijos descuidados, pero es verdad que cuando tienen una edad no podemos tenerlos retenidos y pegaditos a nosotros. Los niños tienen que jugar, ganar seguridad, capacidad de reacción y no dárselo todo masticado. Hace poco leí un artículo que decía que con tanta sobreprotección, estamos criando futuros adultos “inútiles”, incapaces de actuar por si solos cuando se les presentaba un problema. Hoy en día tenemos tal exceso de información que creo que no sabemos utilizarla, pero bueno, ese es otro tema.

¿Qué debe hacer un adulto que se encuentra a un niño perdido?

Muchas veces no sabemos que hacer cuando nos encontramos a un niño perdido, no sabemos que ha podido pasarle. Pero en el caso de que vaya perfectamente identificado con una pulsera como ésta de Aitanastar, debemos:

  • Lo primero de todo, tranquilizar al pequeño. Seguramente esté asustado, al igual que los papás.  Lo ideal es llamar directamente al número de teléfono que está en la pulsera. Seguro que los papás están a sólo unos metros.
  • Si el teléfono no responde, escanear el código QR para ver si lleva datos adicionales, como por ejemplo, otro número de teléfono.
  • Y si no da resultado, entonces dar el aviso (policía, seguridad del centro, información del recinto, etc)

Son momentos de mucha confusión para los padres, por lo que, cuando les llamemos para decir que estamos con su hijo, tenemos que ser capaces de tranquilizarles inmediatamente y decirles: “Tranquilos, estoy con un nene/nena que lleva este número en la pulsera y está bien. Estamos en tal sitio”.

El modelo que nosotros tenemos es el MODELO AITANASTAR, talla S. Totalmente personalizada tanto en el color de la pulsera, como del número de teléfono. Y su precio es de 9.95€. Con el descuento se os queda en 7.96 €

Pero también tienen otros modelos y precios aún más bajos:

No olvides compartir. Puede ser muy útil para quien la necesite o se encuentre con un niño que la lleve.

Millones de gracias y, ahora sí que sí, ¡QUE EMPIECEN LAS FALLAS!

via GIPHY

¡Cuéntame qué piensas!