¡Hola! Hoy os cuento un planazo para hacer en Valencia durante estos últimos días de Agosto: «Las noches del Oceanográfic».

Nosotros estuvimos el domingo pasado y tanto Martina como nosotros nos los pasamos pipa. Desde el 12 de Julio al 31 de Agosto a partir de las 20 horas hasta las 00:00 de la noche, puedes disfrutar de ver todo el parque más barato, con mucho menos calor y mucha menos gente. En el cuadro de bajo podéis ver la comparativa de precios.

El Oceanográfic de Valencia es el acuario más grande de Europa. Podréis descubrir la grandísima variedad de peces, anfibios, reptiles y mamíferos de los ecosistemas marinos más importantes del planeta, y alucinar con el espectáculo musical al ritmo de los Beatles, interpretado por un magnífico cuerpo de baile y unos delfines acróbatas que os harán aplaudir hasta que os duelan las manos.

Nada más entrar, y antes de que empezara el espectáculo musical con los delfines, hicimos un recorrido por todo el parque, contemplando los diferentes ecosistemas. Vimos leones marinos, tortugas, pingüinos, morsas, belugas, medusas, acuarios con tiburones rodeados de peces…

Nos dio tiempo a detenernos en todos ellos, hacernos fotos… hasta tuvimos la suerte de poder disfrutar una mini-clase sobre belugas que impartía allí mismo una de las monitoras del parque.

Si queréis ver bien el show musical (empieza a las 22.30) es muy importante ir con una media hora de antelación al delfinario para coger buen sitio, ya que casi todos los días se llena. Nosotros decidimos hacer una merienda-cena en casa para poder tener más tiempo, pero dentro del parque tenéis todas estas opciones para cenar que no sabíamos:

  • La hamburguesería delfinario: Situado a las puertas del delfinario. Está muy bien de precio (similares a Mc Donalds) y te permitirá cenar rápido.
  • En otra zona cercana hay un puestecito donde podrás comprar perritos calientes XXL, helados, gofres, etc… Nosotros cogimos dos helados de chocolate y un agua (un pelín caros)
  • El restaurante marítimo: Es la opción más cara y gourmet. No lo hemos probado pero sin duda queda pendiente ir con Martina, ya que estas rodeado de peces como si estuvieras en un acuario. Mejor ir cuando cenar sea el único plan, si no os quitará mucho tiempo.

A las 22.30 comenzó el show musical. En él se relata una preciosa historia protagonizada por Nerea, una niña de 7 años enamorada del mar, que nos irá descubriendo un mar sin miedos, ni prejuicios, con fortaleza e ilusión, y enseñará a los más pequeños (y los más mayores) que los tiburones no son los enemigos de los seres humanos, sino más bien al contrario.

Hay bailarines, natación sincronizada, delfines haciendo increíbles acrobacias junto a sus monitores, todo ello al ritmo de las mejores canciones de los Beatles. ¡Es impresionante!

Inolvidable el momento final , en el que la la familia de delfines y los entrenadores del Oceanogràfic realizan un ejercicio a los sones del ya himno “Imagine”, transmitiendo así el amor y respeto que comparten entre ellos y el mundo marino.

Tanto a Martina como a nosotros se nos puso la piel de gallina de la emoción. ¡Qué momentazo!

Pero aún quedaba una sorpresa final. Al terminar el show, varias entrenadoras de delfines se quedaron junto al público, contestando todo lo que quisiéramos saber. Martina aprovechó para preguntarle a una de ellas qué había que estudiar para poder trabajar en algo tan bonito. También descubrió que el tacto del delfín es tan suave como el de una oliva. ¡Fue genial!

Desde entonces, Martina no para de buscar información en youtube sobre delfines, tortugas, cómo cuidar el planeta… solamente por eso ya mereció la pena ir, pero es que además nos lo pasamos genial.

¡Una experiencia 10 que os recomiendo a todas vosotras!

¡Cuéntame qué piensas!